22.7.06

¿Picoso?, ni me tinga

(Nota del P.: El título es una extraña mezcla de mexicano y misionero).

Todo empezó en Niu Shorc, donde la Pumanovia me entrenó como a Rocky en el arte de aguantarse la picosa comida mexicana (básicamente, es todo con chile -de varios tipos-, ¡hasta las golosinas!).

Al llegar al D.F., venía preparado, física y mentalmente. Y hasta ahora podemos reportar que a un mes de comer picante casi todas las comidas, estoy satisfactoriamente adaptado. Ahora les digo, "con todo", sin que me tiemble la mandíbula. Tengo un paladar mexicano honorario.

Ahora sólo me falta volver a NY, para ir a la taquería Zaragoza en Avenue B, donde la última vez que fuimos, pensé que me moría de lo enchilado que estaba.

Abriré la puerta, golpearé mi puño sobre el mostrador y le pediré unos tacos con la salsa más picosa que tenga. Ahí se verá quién tiene la última palabra.

3 Comments:

Blogger La Maz said...

Bien ganado. Te faltan dos o tres cosas (esos tacos llorarás que te conté) y creo que podemos empezar a conseguirte pasaporte,jiji.

11:14 p. m.  
Anonymous Caro said...

Me encantó el título, ché!
No que la comida es Mexico está padrísima, Diego?!
Saludos chamigo!
Muy bueno el blog!

12:13 p. m.  
Blogger Caro said...

Pará Pancho Villa...

7:13 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home